LA HORA DE ESPAÑA

0
398

Si algo definitivo tiene la elección de Puigdemont, el nuevo y radical presidente, cuyo mandato tiene como fin la proclamación de la República de Cataluña –“hemos corregido lo que las urnas no nos dieron”, dice Mas, el demócrata–, es que obliga a todos a retratarse. Pasó la hora de los palabreros, los ambiguos, los arribistas y los populacheros. No es tiempo de consultas ni menos aún del apoyo al mal llamado derecho a decidir, que los mismos separatistas consideran superado. Es la hora de España. Es el momento de la gran política y del sentido de país, aparcando los intereses y las diferencias partidistas en la defensa de la unidad nacional. Nadie alberga dudas sobre la firmeza del respaldo de PSOE y Ciudadanos al Gobierno, ya expresado. A ver qué hace Podemos. Si el confesado patriotismo de Iglesias se impone, se sumará. Y si no, conviene saber con quién está cada uno.