ÁNGELES DE MUXART DENTRO DE LA UNIVERSIDAD EUROPEA DEL ATLÁNTICO

Como una premonición de lo que realmente más vamos a valorar con el paso del tiempo, mirar los “Ángeles” de Muxart en la Sala de Exposiciones de la Universidad Europea del Atlántico produce descompresión. Vivimos en un sube y baja, en un toma y daca, en el que los “Ángels” suponen el color abundante y necesario que siempre hay que ponerle a la existencia. El color, y con él, hacer vibrar. Así es Muxart.

 

 

Porque, por ejemplo, Polke pinta la cultura de masas (y de paso se cachondea bastente de los medios de comunicación al uso). Otro caso: Maurizio Cattelan elige paredes y suelos rotos de los que salen personajes. Nada que objetar, aunque prefiero a alguien que tiene ángel. De alguna u otra manera, todos lo anhelamos, no dejamos de pensar en ello, me refiero a tener don. Enseguida se aplica el significado de contar con suerte, cuando no es así, al menos en todos los casos. En muchos países, especialmente los Iberoamericanos, significa caer bien a los demás. ¡Lindo!

 

 

Entenderse, comunicar, no dejar de expresar sentimientos forma parte de un mismo deseo para explicar con gusto lo que sucede a nuestro alrededor. A Jaume Muxart se le describe como humanista, y sus cuadros desprenden esa necesaria adicción a mejorar, a resaltar lo auténtico, como lo que él expresa con maestría. Citar a otros pintores de antes o actuales como he hecho anteriormente sólo hacen que reforzar a Muxart y la potencia de su color. Primeramente lo he visto en sus óleos; es después cuando se reafirma mi idea por cómo se ve el artista asimismo: “Un cuadro, en cuanto a los colores es una conversación, no sólo en sí y para sí, sino, naturalmente, con el espectador o contemplador”. Me encanta esta expresión que utiliza: contemplador. Desgraciadamente, cada vez somos menos contempladores, con todo lo bonito que hay que ver y que está al alcance de nuestras miradas.

 

 

En cada una de sus obras expuestas en la UNEATÁNTICO, Jaume Muxart lo logra; hace un brindis a la contemplación. Todo un éxito contar con una muestra así, en la que tanto cariño ha puesto Federico Fernández Díez, comisario de la exposición, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades, y un gran estudioso del pintor catalán. También ha trabajado mucho y bien el departamento de Extensión Universitaria y, en concreto, Natalia Liaño. Enhorabuena a la universidad que dirige el rector Rubén Calderón por facilitar la contemplación general de unas obras cuya visión emociona.

 

 

 

Foto: Federico Fernández, comisario de la muestra, explica algunos de sus contenidos al Secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle.