PURO VICIO

0
144
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

CALIFICACIÓN:8

HIPNÓTICA Y MARAVILLOSA LOCURA.

Por Roberto Macho-Quevedo.

Lo nuevo de Paul Thomas Anderson, es puro Anderson. No es una película fácil, pero es cine total recomendable para verdaderos amantes del cine, de obras diferentes y fans de la muy personal filmografía del director, uno de los mejores y más insobornables del momento.

Nuevamente la genialidad del genio surge libre con “Puro vicio” y así, partiendo de la novela de Thomas Pynchon, Anderson construye otro de sus personajes problemáticos y desubicados; un tipo tan imprevisible, extraño y desconcertante como la propia película. Joaquin Phoenix es un detective privado a lo Sam Spade o Phillipe Marlow pero bajo los ropajes de un hippie fumeta con el corazón roto que, como en gran parte del cine de Anderson, tendrá un antagonista; aquí el policía al que da vida Johs Brolin surgiendo una relación de amor-odio.

Pero, además, Anderson como ya hizo en el film “Embriagado de amor” da la vuelta a los géneros y los hace pasar por nuevos. Y si en aquella creo la comedia romántica más impredecible, rara y extravagante, aquí hace lo mismo con el film noir y sus códigos, construyendo la película de cine negro más alucinógena, enigmática y marciana que se recuerda.

Y “Puro vicio” también funciona como radiografía y oscura metáfora de los Estados Unidos. Retrato de la paranoia, el desencanto y el delirio en el que estaba sumido en los años 70, centrándose en la California hippie donde la droga quería ocultar una realidad sombría y desoladora. Es la América de los asesinatos de Manson, el fracaso de las revoluciones, Vietnam o Nixon llegando a la presidencia.

Por si esto fuera poco, “Puro vicio” es un film de una gran coherencia en la filmografía de Anderson. Tiene sus obsesiones y forma con las magistrales “Pozos de ambición” y “The master” una trilogía sobre la evolución de los Estados Unidos.

Nunca se llega a comprender del todo la trama detectivesca y es que para el director es lo de menos, se trata de transmitir una atmósfera y reflejar un estado mental; lo importante es lo que sugieren las fascinantes y magnéticas imágenes.

Y de esas imágenes acaba emergiendo una historia de amor imposible que abre y cierra el film, le da un tono melancólico y anida en el corazón roto del protagonista, que no entiende la cambiante realidad que le rodea y que asiste entre una alucinógena niebla de cannabis al final de una época.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.