¿POR QUÉ, ANDREAS?

0
13
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Si te dejas llevar por los últimos acontecimiento conocidos sobre la tragedia del Airbus A320 de Germanwings, salta por los aires el civismo y seguro que dices y escribes auténticas burradas de las que más tarde te arrepentirás. La segunda vida del joven piloto Andreas Lubitz, que según la fiscalía francesa decidió acabar a mitad de camino con el vuelo Barcelona-Dusseldorf, empieza ahora porque todos son preguntas para las que necesitamos respuestas. ¿Por qué ha hecho lo que ha hecho, acabando con la vida de 150 personas, incluida la suya? Pese a estudios y avances, el cerebro humano sigue siendo un enigma. No entra en nuestro código habitual de entendimiento estrellar y acabar así las vidas de personas a quienes prestas un servicio de transporte rápido entre una ciudad y otra.

En el avión maldito viajaba un pasaje de lo más variado, incluso bebés, y tengo que decirlo sin sobrepasar la ética periodística y lo que marca con respecto a informar de sucesos tan tremendos como este. Creo sinceramente que los primeros espeluznados con lo ocurrido y cómo y hacia quien ha derivado la culpabilidad del suceso, son los medios de comunicación y los periodistas que trabajan en ellos. Nunca puedes llegar a decir que lo has visto todo, porque, como mantengo, los seres humanos estamos hechos de una pasta inestable que en un momento dado puede llegar a explotar y llevarnos a hacer las mayores burradas, aberraciones, asesinatos, guerras y masacres de todo tipo y condición.

Lo de este avión de pasajeros en el día ya negro para la historia de la aviación del 24 de marzo de 2015 deja tocado a cualquiera, pero especialmente a quienes no volverán a ver a los suyos, el por qué y el por quién. Se sabrán más cosas en las próximas horas y días sobre la vida del joven piloto, no me cabe duda. Me parece lo más justo a investigar con celeridad, porque se lo debemos a las víctimas inocentes y los familiares que les lloran. Todo lo demás que rodea a un drama semejante, como tanta información con la que se bombardea acerca del avión, su estado, años operativos, bandera de la compañía, seguros e indemnizaciones, son noticias menores de manual. Lo que hace falta es que las promesas que se hacen a los damnificados se cumplan, y no pase como antes con otros casos donde en las primeras horas se dice tanto, que más tarde nos olvidamos de cumplir y, sobre todo, hacer cumplir. Es horrible como se ha entremezclado la muerte con el frio de los Alpes franceses. Solo de pensarlo, te corre un escalofrío por todo el cuerpo. Un poco por todo. Porque le podía haber sucedido a cualquiera. Porque no tiene sentido alguno acabar con todo así. Y porque cada vez que recordemos el hecho nos invadirá una sensación de vacío, ya que aún no conocemos hasta qué punto puede llegar una reacción humana, que decide por su cuenta escribir con la palabra fin tantas y tantas vidas ajenas.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.