LOS “GIRONES” DE LA CRISIS

0
245

Es verdad que estamos saliendo de la crisis; poco apoco se nota en la actividad económica y en los diferentes indicadores; ahora el gran reto es consolidar la mejora y recuperar para la sociedad y para el mercado de trabajo con una vida digna a las personas fuertemente golpeadas por la crisis.
Al respecto, les voy a contar una historia real, que me ha dejado muy impresionado y que me obsesiona de cara al futuro: recuperar a las personas.
Me encuentro recientemente, con un viejo amigo al que hacía años que no encontraba y apenas sabía de su vida; le encuentro un tanto demacrado; limpio en su vestimenta, pero algo dejado para como él habitualmente vestía, le pregunte de forma inocente por su vida y me dijo; perdona que te diga; mal, francamente mal; el amigo en cuestión, con una carrera de Ingeniero brillante tenía un despacho técnico con diez personas que realizaban diferentes proyectos; no voy a dar más datos al respecto; los impagos de los proyectos encargados, le obligaron a despedir a sus empleados y poco apoco a perder el patrimonio logrado en 35 años de trabajo; su situación hoy es en lo anímico desesperada; gana en los tribunales la recuperación de la deuda, pero algunas de las empresas que le contrataban han desaparecido y otras tienen otras cargas por delante de sus cobros.
Mi amigo; me dijo que estaba tomando ansiolíticos y que vivía con cuatrocientos euros.
Ni él, ni yo, ni nadie que le conociera; pudiera pensar que por su preparación, llegara a esta situación; pero esta crisis, larga, inhumana ha hecho “girones” muchas ilusiones, mucho trabajo y mucha dignidad.
Por eso; debemos desde la máxima empatía con estas personas ayudar, buscar alternativas viables, exigir planes para que estas personas que crearon empleo y riqueza muchos años; recuperen una forma de vida digna; que merecido lo tienen.
Ante este tipo de “dramas”, no sirven demagogias baratas de los “populismos” que podrían las cosas infinitamente peor; sino planes realistas y concretos; conciencia social y eso sí; me atrevo pedir a los dirigentes empatía; algo que ha faltado en algunos; no digo en todos.
Gobierno y oposición en vez de discutir; debieran desde el realismo más absoluto trabajar juntos y dejar las diferencias para otros momentos; debiera de ser mucho más lo que nos una que lo que nos separe.
La vida de las personas es lo más importante y el ser humano tiene inteligencia para poder arbitrar medidas reparadoras de miles de situaciones como esta.