RACING: NO PERDER LA ESPERANZA

0
142

Veo con mucha preocupación; que desde diferentes estamentos del Racing, se viene a reconocer que la situación es extremadamente grave y que la causa de disolución puede llegar.
Espero y deseo que las cosas se puedan reconducir, ya que mientras hay vida, hay esperanza.
Pero, para reconducir la situación hay que reconocer aquello que se ha hecho mal y buscar acuerdos jurídicos, tender puentes, buscar bases societarias sólidas para que la inversión en el Racing se haga jurídicamente clara y no pueda dar lugar a dudas como ahora de forma clara ocurre.
Reconocer que la liquidación del Club es algo que puede ocurrir, es reconocer un gran fracaso.
Porque si uno promete la solución a todos los problemas; si se hacen promesas de inversión y no se consigue nada; habrá que considerar que la gestión es un fracaso.
Es un fracaso, no por mala voluntad; estoy seguro que voluntad y empeño hay a raudales; es un fracaso por las formas y manera en la que se produce la transición en el Club; que han generado un pecado original (entiéndase inseguridades jurídicas) que ha hecho que se construya sobre arena.
Con total transparencia y con otro tipo de transición, no voy a decir que el futuro del Racing, estaría solucionado porque tampoco sería así; pero sin duda el futuro se vería mucho más claro.
Los tumultos, el “populismo” de fuera “chorizos” es la expresión de un sentimiento; que pudiera servir para ocupar grandes titulares y subir la euforia de la gente; pero sin duda no ha contribuido en nada a lo importante: la salvación del Club.
Vuelvo a repetir, que no se trata de justificar ninguna gestión anterior; sino de reconocer que las formas y maneras; son fundamentales en el derecho de un Estado democrático.
No puede ser, que los dirigentes anteriores fueran el mismo demonio; cuando se debían tres mensualidades y ahora todo sea a las mil maravillas; debiéndose el doble y no habiendo conseguido normalizar nada; bueno si, ya no se pita en el minuto trece de cada encuentro.
Y es que las cosas en la vida tienen sus matices y no se pueden presentar este tipo de actuaciones desde el sentimentalismo; sino desde el derecho.
El Racing, ha vivido muchas situaciones complicada en su larga historia; espero y deseo que esta sea una más y que pronto quede en el recuerdo porque se ha podido superar.
Como lección, nos queda, que de los tumultos de los insultos y del “populismo”, nunca puede salir nada bueno; aunque uno se crea cargado de razones.