CANTABRIA: VASO MEDIO LLENO

0
285

En España, tenemos la autoestima muy baja, lo he escrito otras veces y en Cantabria en particular aún más.
Esta Región, tiene unas posibilidades en lo económico y en bienestar social envidiables en comparación con la mayoría de las regiones españolas; sin embargo, aquí en una actitud “pueblerina” parece que nos regodeamos en todo lo negativo.
Claro que hay muchas cosas que mejorar, claro, que aún no hemos salido de la crisis totalmente y que hay personas que han quedado en el camino socialmente a consecuencia de la misma; pero también es verdad que en general, los números en todos los conceptos medibles están en Cantabria, por encima de la media nacional.
Tenemos unas magnificas comunicaciones después de décadas de abandono, un puerto muy competitivo en el trafico especializado de vehículos, está entre los mejores de España; un aeropuerto que a pesar de comparaciones odiosas con años extraordinarios, tiene más vuelos que cualquier ciudad y región con el mismo número de habitantes; los datos del paro, son mejores que la media nacional; tenemos una atención sanitaria, muy valorada según las encuestas por la población, podíamos seguir en definitiva, hasta aburrirles con datos positivos.
Sin embargo, aquí hablamos de los lobos de Cabarceno y de otros temas menores, poniendo el foco en lo negativo.
No se habla desde luego en lo que debiera de ser el reto global de este país; recuperar a las personas que han dejado la crisis fuera del mercado o han perdido sus negocios; eso si es realmente un problema global; porque la recuperación está llegando, pero es necesario recuperar a las personas que han quedado heridas por una prolongada situación.
Por lo tanto, veamos en vaso medio lleno, viajemos más y comparemos y preocupémonos de los importante: la recuperación de las personas que la crisis ha dejado apartadas; insertarlas en la vida laboral y social es ahora la tarea y dejemos los lobos y otros asuntos que debieran de ser mera anécdota.