EL PAPA FRANCISCO NOMBRA A Mons. VICENTE JIMÉNEZ ZAMORA COMO NUEVO ARZOBISPO DE ZARAGOZA

0
183
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

La Santa Sede ha comunicado en la jornada de hoy, viernes 12 de diciembre, el nombramiento del hasta ahora obispo de Santander, Mons. Vicente Jiménez Zamora (Ágreda-Soria, 1944) como nuevo Arzobispo de Zaragoza, diócesis de la que tomará posesión el próximo 21 de diciembre, a las 17,00 horas.

Tras hacerse público su nueva encomienda pastoral, Mons. Jiménez ha manifestado que el nombramiento le había “causado sorpresa y ha producido en mí sentimientos encontrados”.

“Siento pena” -señaló-  por dejar “esta hermosa tierra de Cantabria, a la que he tratado de conocer y amar con pasión” durante los más de siete años que ha permanecido al frente de la Diócesis de Santander, a la que llegó el 9 de septiembre de 2007.

Por otro lado, Mons. Jiménez también calificó de “grata noticia” su nombramiento como Arzobispo de Zaragoza, y expresó su “profunda gratitud” al Papa Francisco por la confianza “depositada en mi humilde persona”, al que ha querido manifestar su “fraterna adhesión y fidelidad, así como sus oraciones”.

El obispo, se despedirá de la Diócesis de Santander mediante una misa de acción de gracias que se celebrará en la catedral santanderina el próximo jueves, 18 de diciembre, a las 17,00 horas.

Archidiócesis de Zaragoza

En su encuentro con los medios de comunicación, el prelado valoró, igualmente, su designación al frente de la Archidiócesis de Zaragoza a la que ahora “me encamino, guiado por el Señor, que es mi Pastor,” y que tiene su símbolo en la “grandiosa Basílica  que acoge a numerosos fieles que, desde todas las partes del mundo, van a rezar a la Virgen y a venerar su Pilar”, señaló.

En su comparecencia, Mons. Jiménez pidió “a todos”, como ruego, que “en esta hora os acordéis de mí en vuestra oración y pidáis también por la Archidiócesis de Zaragoza, a la que el Santo Padre, me encomienda”.

Al tiempo precisó que acude “a esa querida tierra aragonesa en el nombre del Señor, fiado en su Palabra y con el deseo de poder servir a sus gentes y de ofrecer a mis nuevos hermanos la alegría del Evangelio, como quiere el Papa Francisco en la exhortación apostólica, “Evangelii Gaudium” (La alegría del Evangelio).

Balance Diócesis de Santander

El hasta ahora obispo de la Iglesia cántabra valoró los más de siete años al frente de la Diócesis de Santander, de la que tomó posesión el 9 de septiembre de 2007.

Desde entonces y hasta hoy -señaló-, “he compartido con vosotros”, especialmente con mis “queridos hermanos sacerdotes”, gozos y esperanzas, angustias y tristezas; oración, trabajos apostólicos, reflexión y planes pastorales.

Mons. Vicente Jiménez manifestó que durante estos años “he gozado y sufrido a vuestro lado”, y juntos hemos “sentido el latido preocupante y esperanzado” de nuestro pueblo, que “anhela un desarrollo integral” que pasa por los ámbitos espiritual, moral, cultural, así como por el social, el económico o el industrial “en esta hora de grave crisis”.

En su balance de estos años, confesó que le “costó venir” hasta Cantabria desde su “querida tierra de Soria” de la que era obispo, pero ahora “me cuesta dejaros, porque os he conocido y os he amado”. En esta hora del adiós, “siento la necesidad de dar gracias a Dios por vosotros, que me habéis acogido y querido”.

En su mensaje, Mons. Vicente Jiménez, mostró su necesidad de “pedir perdón y disculpas”, porque en estos años  de servicio “como vuestro obispo, os he podido ofender a algunos de palabra, obra y omisión, y sin duda habré defraudado a otros”. Os pido perdón a los que os sintáis ofendidos y, a la vez, ofrezco mi perdón sincero a los que han podido ofenderme”, señaló.

Agradecimiento a todos

En el capítulo de agradecimientos, Mons. Jiménez incluyó “a todos”. Al tiempo,  quiso dar gracias a Dios por “el regalo de la vida y entrega” de los sacerdotes; jóvenes y mayores, que son los “principales e insustituibles” colaboradores del obispo y que están “encarnados en las parroquias” y en diversos ministerios pastorales y siempre “dispuestos al servicio de nuestras gentes”.
Asimismo, mostró su reconocimiento a los sacerdotes que ha tenido más cerca en las tareas del gobierno pastoral de la Diócesis.

De hecho, Mons. Jiménez, se presentó ante los medios informativos acompañado de su Consejo Episcopal del que forma parte el Vicario general, el padre agustino Manuel Herrero Fernández, que al finalizar la intervención del obispo, tomó la palabra para agradecer a Mons. Jiménez “sus desvelos, su entrega, su servicio y sacrificio por la Diócesis”, a la vez que resaltó “su celo por el seminario y su dedicación y entrega en las visitas pastorales y ensalzó su labor de pastor hacia todos los diocesanos, especialmente entre los más necesitados”.

Hitos pastorales

El hasta ahora obispo de Santander, realizó en su mensaje un repaso a las acciones pastorales más significativas de estos siete años. Entre ellas, señaló la reciente Asamblea Diocesana del Clero en la que participaron más de 126 sacerdotes de la Diócesis. Su celebración fue “un momento de gracia y promesa de renovación”, por lo que pidió que no “se deje apagar el espíritu que la animó”.

Mons. Jiménez pidió “rezar mucho y trabajar sin desfallecer” por las vocaciones al sacerdocio y por el seminario de Corbán,  y resaltó la labor y el trabajo de los miembros de la vida consagrada, especialmente en este año dedicado a la Vida Consagrada por el Papa Francisco a la vez que no quiso olvidarse de los alrededor de 140 misioneros cántabros que se encuentran por el mundo.

Igualmente, el obispo valoró “la vida y misión de muchos laicos, que sois Iglesia en el mundo y, mundo. en la Iglesia” a la vez que extendió su gratitud a todas las autoridades e instituciones por su colaboración, a las que pidió “la consecución del bien común de la sociedad”.

En su mensaje, Mons. Jiménez extendió su agradecimiento a los Medios de Comunicación por su contribución y difusión de los acontecimientos de la Diócesis de Santander.

Felicitación Navideña

Finalmente, deseó una feliz Navidad “desde la ardiente espera del Adviento” y animó a que esta “fiesta de gozo y de salvación se celebre en familia con calor de hogar”.

En sus últimas palabras “exhortó encarecidamente” a sus diocesanos a que se “mantengan unidos a Cristo” y pidió promover “la comunión entre vosotros en medio de la Iglesia”.
Mons. Vicente Jiménez quiso poner “todos estos sentimientos e intenciones” en las manos de la Virgen Bien Aparecida, Patrona de Cantabria e imploró la intercesión de los santos mártires Emeterio y Celedonio, patronos de la ciudad de Santander.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.