MANUEL FELICES, PERSONAJE DE GRAN CILINDRADA

0
333
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Resulta que la nueva economía que iba a venir tras la crisis son más tiendas de comestibles, más fruterías, más negocios de arreglos de confección, pero no veo por ningún lado más talleres mecánicos, de motos por ejemplo, que tengan al frente a un respetado profesional como Manuel Felices. En su taller de Hinojedo, este cántabro, un auténtico mago de los motores, recupera preciosas máquinas de dos ruedas que corren en los mejores circuitos de carreras de motocross o trial. El teléfono de Felices suena desde los lugares más insospechados y lejanos a Cantabria. Cada llamada busca su explicación a un problema al que otros no han podido encontrar solución satisfactoria, y es necesario que Felices resuelva los galimatías mecánicos que pueden apartar a pilotos y motos de sus competiciones. Es una pena que la sapiencia y la sabiduría de Manolo Felices no pase a otras generaciones de buenos mecánicos como él. De aquí a veinte años va a ser casi imposible escribir de profesionales así.

 

De su rica filosofía de la vida, habla de vivirla como uno realmente quiere, ser buena gente, con seriedad, y hacer las cosas siempre bien sin pasarte en la factura, podrían aprender muchos de este hombre admirado por su trabajo y cómo lo lleva a cabo. Admiro a quien desmonta un buen motor, encuentra sus fallos, y lo vuelve a montar, hasta que funciona con una precisión igual o mayor a cuando se fabricó. Felices lo hace posible, y no hay problema que se le resista porque pone empeño, profesionalidad, precisión y una imaginación abierto a todo. Yo sé de algunas cosas pero no de motos. Manuel Felices sabe de motos, y, además, de muchas cosas. Da gusto hablar con él sobre lo que pasó tiempo atrás, es hoy, y puede ser el día de mañana si somos respetuosos con todo aquello que nos gusta y puede hacer gente de provecho de las nuevas generaciones.

 

Él es más optimista que yo, porque siempre me gustará más un buen mecánico, grande, grande en su caso, que sea espejo en el que mirarse a la hora de abrirse camino y ser respetado por tu trabajo. Felices merece que uno escriba sobre él, porque los Felices están en serio peligro de extinción profesional. Un buen día me hablaron de él, encontré que en Internet hablaban con devoción hacia su trabajo, y conocerle ha provocado en mí una nueva admiración dentro de una sociedad en la que se hace muy cuesta arriba encontrar ejemplos admirables. Sí, sin duda, esto es Manolo Felices, un ejemplo de gran cilindrada.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.