La mañana del peregrino

0
253
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

El peregrino se levanta cuando quiere, o cuando lo despiertan los otros peregrinos. Los otros peregrinos son con los que comparte litera y habitación. Son los que amanecen antes de que salga el sol. Son los que en la oscuridad del cuarto y bajo la luz de una linterna se visten, guardan sus sacos de dormir, preparan sus mochilas, tratan de no hacer ruido, hablan en voz baja y turban el ambiente.

Sin más remedio que vestirse, guardar su saco de dormir, preparar su mochila, tratar de no hacer ruido y hablar en voz baja, el peregrino se pone en marcha, toma un desayuno frugal y sale a la calle a buscar el sol.

El camino del peregrino es tan largo como decida el peregrino. Puede andar 5, 10, 20, 30 o 40 km; 4, 5, 6 u 8 horas. El tiempo con el que cuenta, las fuerzas que le quedan, las heridas o las lesiones que lo afligen suele ser lo que pone límite y velocidad a su marcha.

El camino del peregrino puede ser recto o curvo; llano o accidentado; de asfalto o de tierra; de guijarros o de cantos rodados; ir de pueblo en pueblo o ir de pueblo a campo, a campo, a campo hasta llegar al próximo pueblo.

En el primer lugar que tras varios kilómetros le ofrezca alimento y descanso se detiene para volver a desayunar. A esas horas de la mañana los únicos que lo reciben son sus compañeros de camino y la gente del bar, del hostal o del albergue. Si tiene suerte también las cigüeñas del campanario.

Tras haber repuesto fuerzas se pone otra vez a andar. Con el estómago lleno y las piernas frías retoma el camino, y anda hasta su destino o hasta que el cuerpo le pida que pare y el camino le ofrezca un lugar donde parar.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.