No cabía un alma en la Iglesia de Noja para despedir al párroco don Manuel Muñoz

0
312
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

La Iglesia de San Pedro de Noja se quedó ayer tarde pequeña para despedir a su párroco don Manuel Muñoz, en un emotivo homenaje que por motivo de su jubilación se le rindió en agradecimiento a sus más de treinta años en la villa.

El alcalde de Noja, Jesús Díaz, agradeció la numerosa asistencia de vecinos y recordó algunas anécdotas que tiene con el párroco y esbozó la figura de don Manuel como “un hombre bueno que se desvive por sus convecinos y que ha cuidado de la iglesia y de la comunidad de forma ejemplarizante. No sólo ha oficiado misa, sino que ha estado allí donde había una familia necesitada o allí donde un enfermo necesitaba cariño. Y no sólo eso, siempre ha estado dispuesto para que la Iglesia y sus dependencias formaran parte de cualquier actividad social o cultural, siempre impoluta y bien cuidada”.

Una Iglesia repleta de gente que asistió para dar un abrazo de despedida al sacerdote, aplaudía emocionada las palabras de un cura tremendamente sonriente y agradecido, al que, como él dijo y sabe la gente, “no le gustan nada estos festejos, máxime cuando lo único que ha hecho ha sido su trabajo, con la ayuda de Dios siguiendo siempre lo que le dictaba el corazón. He sido muy feliz en Noja porque pienso que uno es feliz donde quiere serlo y quise serlo aquí”

Filomena “Mena” Lastra como miembro de la comunidad y Lara Gundín en representación de los más jóvenes le hicieron una serie de obsequios que don Manuel recibía emocionado. Cientos de muestras de afecto, de fotos que se hacían con el cura prolongaron el acto en el exterior de la Iglesia durante varias horas.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.