Etapa 36: Una buena forma de reciclar envases

0
211
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Hola amig@s:

Hoy hemos amanecido con un día bueno, a las 6:45 ya estábamos abriendo las carreteras para que pudiera circular todo el mundo. Nos hemos acercado a Ivalo, Avvil para los sami pero todo está cerrado y no podemos comprar nada para desayunar, así que toca hacer kilómetros con el estómago sin preparar. Tenemos galletas pero nos falta el chocolate caliente.

40 km. han transcurrido hasta llegar a Inari, Anar para los sami. Por fin chocolate caliente y dos grandes pasteles.

Inari es una población que es importante para el pueblo sami, el gran lago que le baña se le conoce como el mar de los sami. Deberíais conocer Inari, su museo sami y el ambiente tan especial que le da la mezcla de saber que está nevado casi todo el año pero que durante el verano es visitado por cientos de turistas.

Mientras veíamos como despegaba un hidroavión una pareja alemana se acercó a nosotros para preguntarnos de dónde veníamos. Les dijimos que de España en bicicleta y a la señora comenzó a darle la risa floja, yo la dije que tenía una autocaravana como la suya y me preguntó que por qué no venía en ella. La contesté que me daba pereza conducir tantos kilómetros. La señora comenzó a triscarse de risa y ya se tuvo que ir al baño de su autocaravana cuando la dijimos los años que teníamos. Un encanto de mujer.

Ya hemos dicho que Finlandia es preciosa, pero cuanto más la recorremos más bonita la vemos. Sus lagos nos deslumbran, llenos de agua y de morrenas que se deslizan por entre los pinos y pueblan la orilla del lago de turno. En una foto, Tomás y yo nos dimos cuenta que una impresionante morrena podía causar peligro y rápidamente la apuntalamos, tal como veis en la foto.

Hemos cambiado de carretera para ir a Karasjok por la 92 y nos hemos encontrado con un montón de rampas del 8 y el 10%. Con todo nuestro peso hemos sufrido muchísimo con el agravante de ser hoy una de las etapas más largas de este viaje. Pero lo hemos superado.

Por el camino hemos saludado a una parejita de rusos y ya junto al letrero de Norge (Noruega) hemos saludado a un Australiano que ya venía de ver el Cabo Norte e iba ahora a la punta más meridional de Europa que, según él , era Gibraltar, y para allá iba.

Nos ha hecho una ilusión enorme cuando a las cinco de la tarde hemos salido de Finlandia y hemos entrado en Noruega. ¡Quién nos lo iba a decir hace unas semanas!, pero aquí estamos después de horas y horas de pedaleo y sufrimiento que ya vamos olvidando.

En un área de descanso donde un autobús desparramó a sus pasajeros alemanes que también iban al Cabo Norte nos hicimos unas fotos en la clásica tienda circular de los sami, en la que siempre hay un fuego central y unos asientos periféricos. ¿A qué hemos salido bien?.

Ya en Noruega nos hemos encontrado con varios patinadores que suponemos entrenan para esquiar o hacer travesía en el largo invierno de esta zona.

El paisaje que hemos encontrado en Noruega es continuación de lo visto en Suecia y Finlandia: pinos, verde, agua, ríos inmensos y ahora un poco más de frío. Hemos tenido de volver a cambiar los euros por las Coronas Noruegas. Nos lo han facilitado en el camping de karasjok donde te ofrecen una sauna en el interior de una construcción de madera y un jakuzzi en el exterior con agua caliente.

Estábamos ya ultimando el día cuando oímos que en una de las cabañas contiguas hablaban español. Nos hemos acercado y preguntado y resulta que son españoles que vienen a pescar en los ríos de esta zona. Mejor dicho, no sólo pescan sino que envían reportajes a una cadena llamada Iberalia donde tratan de pesca.

Hemos aumentado nuestra fama porque estos chicos nos han hecho un reportaje en vídeo destacando, según ellos, nuestra azaña. Hemos tomado un café y saludado al resto del equipo que lo componen más españoles y dos finlandeses buenos conocedores del terreno. Truchas, Lucios, slamones… Por aquí hay de todo.

Hace días que queremos hablar del reciclaje de botellas, latas y demás llevan a cabo por estos lares. Desde Alemania hasta Finlandia en la mayoría de supermercados hay máquinas que recogen los envases y expiden unos recibos o vales por un importe. La cosa funciona así: compras una lata de cocacola, por ejemplo, pagas un euro por ella más 0,20 por el envase. Cuando devuelves el envase la maquinita te da un recibo que le canjeas en la caja por el importe que pagaste previamente cuando compraste la bebida. Más curioso es ver en la misma lata o botella, tal como veis en la foto que os enviamos, anunciar el importe que recibirás cuando recicles ese envase. Así es más fácil reciclar, sólo por el interés. Muy efectivo.

Tomás observó días pasados cómo un tipo recogía latas y envases en general, los llevaba a la maquinita en cuestión y se sacaba varios recibos por un importe determinado. Después entró en la tienda, compró unos pastelitos y lo canjeó por lo que le habían dado por el reciclaje. ¿A que nosotros reciclaríamos más si pudiéramos hacer uso de este sistema?

Tomás me recuerda que le gustaría decir que está muy agradecido al curandero de Ganzo porque quince días antes de comenzar este viaje no le era posible casi ni andar. Cuando este señor le atendió comenzó la recuperación gracias a un acertadísimo diagnóstico y posterior tratamiento que le ha conducido a una extraordinaria mejoría, a pesar de producirse en medio de un esfuerzo titánico. Gracias y hasta pronto que nos veremos en la consulta.

Ayer me despedí poniendo Jose y Esther, fue un lapsus que os pido me perdonéis. Como es natural debí referirme a Jose y Tomás…No sé dónde tengo la cabeza.

Hoy hemos hecho 162 kilómetros en 9 horas 58 minutos

Saludos

Jose y Tomás

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.