33 Etapa: En las tierras de Santa Claus

0
256
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Hola amig@s

Después de dormir plácidamente nos encontramos con un día triste y lluvioso. No queda más remedio que pedalear bajo el agua, así que es hora de volver a sacar todas las prendas que han estado en el fondo de las alforjas estos días: cubre zapatillas impermeables, poncho y gore-tex.

Salimos de Tornio por la carretera paralela a la autovía que conduce a Kemi la cual está bien pertrechada con un carril bici que nos da seguridad y comodidad a pesar de la lluvia. Giramos a la izquierda en dirección a Rovaniemi y continuamos por la carretera E75 paralela a un caudaloso río que en algunos tramos ha sido represado. El paisaje es amplio, verde y con una vegetación más variada que la de Suecia; aquí no hay sólo pinos. Todo está hecho de madera. Los espacios son amplios, se ven casitas de vez en cuando junto a grandes praderas que suponemos están más tiempo cubiertas de nieve que de verde.

Destacan algunos molinos de viento que son monstruosamente altos, en las fotos se puede observar que las aspas rozan las nubes e incluso se esconden entre ellas. En las casas hay acopio de madera para calentar todo el largo invierno. Es una zona que explota su salvaje naturaleza, la “wild lapland”.

Ayer pinchamos y no hemos podido darle la debida presión a las ruedas hasta no haber recorrido más de 60 km., lo que viene a decir que hay que llevar con uno mismo la comida y la bebida necesaria para andar en bicicleta pensando que no vamos a poder encontrar un supermercado en muchos kilómetros.

Nos hemos mojado mucho y necesitamos encontrar una mökki, no podemos montar la tienda porque hay mucha humedad. Solo lo haríamos si fuera necesario.

Decidimos hacer los 131 km de un tirón para así asegurarnos que encontramos la casita que nos albergue. Efectivamente, llegamos a Rovaniemi en 7 horas y 28 minutos. La carretera es literalmente llana y podemos hacer medias más altas. A unos 35 km. de Rovaniemi ya hay carril bici y llega hasta la ciudad, donde hay decenas de ciclistas haciendo compras o, simplemente, desplazándose. En el camping no hay mökki y nos indican un lugar donde nos la pueden alquilar. Otros 6 km. más, en las afueras de Rovaniemi, junto a la ciudad de Santa Claus que tenemos a escasos 4 km.

Nos hemos aposentado pasadas las 5 de la tarde y aún no hemos comido, pero tenemos casita donde dormir, así que nos duchamos y nos hacemos unos espaguetis y unos filetes en la cocina de la casa, que también está provista de nevera, cacharrería, toalla, sábanas, calefacción donde secamos todas nuestras prendas, etc., etc.

La comida nos supo a gloria después de haber pasado el día comiendo chocolatinas y comistrajos para poder continuar pedaleando.

El día sigue nublado y oscuro, echamos en falta la luz del sol, especialmente Tomás que como ya hemos dicho es un espíritu sureño. A mí me gusta más lo nublado, qué le vamos a hacer.

Pensamos ir mañana por la mañana, al tiempo que salimos para el siguiente destino, a visitar las instalaciones de Santa Claus, aunque sólo sea para hacernos unas fotos.

Así que nos iremos pronto a la cama y mañana a madrugar, como todos los días. Sólo esperamos que no llueva.

Hoy he venido pensando lo cerca que estamos del Cabo Norte; echando una mirada a todo lo que nos ha pasado, las experiencias vividas, los olores, las sensaciones íntimas, las conversaciones con el compañero, las personas que hemos conocido, los correos recibidos, los ánimos incondicionales, las ausencias…¡El sueño cumplido!. No se me van a olvidar estos días mientras viva.

Paseando por el lugar donde estamos hoy he visto a mucho turista ruso y es que Rusia no está tan lejos.

Mañana os enseñaré la “máquina de dar toallitas” en fotografía. Será una pueblerinada, pero a mí me ha causado sorpresa verlas por casi todos los servicios de los campings. Hoy, cuando no había nadie en el baño, he sacado una toalla arrimando la nariz al sensor. Soy un crack.

Son las once, hora finlandesa. Tomás está groggy. Me despido con este estribillo. Estoy muy sensible…

You may say that I’m a dreamer

But I’m not the only one

I hope someday you will join us

And the world will be as one

Chao

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.