Etapa nº 30

0
134
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Hola amig@s

Ayer se nos olvidó deciros los kilómetros y el tiempo, fueron 141 km en 8 horas justitas. Hoy han sido 139 km. en 8 horas y 21 minutos.

Por la tarde hice varias fotos de adolescentes que se las quiero dedicar a las chicas y a los chicos del Barrio Covadonga para aprovechar a decirles que se formen, que estudien, que aprendan idiomas y que se echen a rodar por el mundo. Aquí está la recompensa: conocer a otras personas que, sin lugar a dudas, os enriquecerán y os ayudarán a tener mejor criterio en la vida.

Anoche me pasó un caso divertido y vergonzoso en el camping de Umea. Al ir a cepillarme los dientes me encontré sólo en la gran sala de duchas y lavabos. Dispuse todo lo necesario pero no encontré el mando de los grifos, busca que te busca hasta que pasando las manos por la entrepierna del grifo, salió un chorro que me mojó la manga del jersey. Así descubrí que los grifos tienen inteligencia y quizá neuronas.

Me cepille los piños y fui a coger jabón del dosificador. Tampoco había palanca para sacar jabón. Busca por aquí, busca por allá y de repente me escupió un gargajo de jabón. También tenía sensor. Me lavo y voy a coger una toallita de papel, no cuelga nada, será que se ha acabado, bueno, voy por la toalla. Me giro y con el culo estimulo la célula del dispensador de papel y aquello comienza a escupir papel. Viene gente y encuentra el gargajo de jabón y toallas tiradas por el suelo. ¡Tierra trágame!. Me avergüenzo y me voy al servicio. Ya encerrado en mí intimidad y acabando la faena, trato de coger un poco de papel higiénico pasando mis manos alrededor del portarrollos, pero nada, no se mueve el papel, esto no tiene sensor. Me imagino que alguien me hubiera visto tratando de coger un poco de papel higiénico haciendo aspavientos alrededor del dispensador. Con razón me hubiera dicho, ¡Gilipollas, tira del papel!

De nuevo nos levantamos a las 5 y media con sol y calor que nos han acompañado durante todo el día con temperaturas que se han acercado a los 30 grados. Increíble en estas latitudes, pero por nosotros que siga.

Para llegar hoy a Skelleftea hemos decidido ir por la 364 para evitar la E4, que aunque nos obligaba a hacer algún kilómetro más ha merecido la pena porque el tráfico apenas se ha notado. Lo peor ha sido que nos hemos encontrado la carretera en Botsmak hecha unos zorros, como podéis ver en la fotografía, que nos ha obligado a recorrer 10 km. con la bicicleta en la mano en muchos tramos.

Hemos parado a comer en Burtrask, un pueblecito pintoresco con un lago, camping y playita muy concurridos. Las fotos lo atestiguan, incluida la siesta, corta, pero intensa, que me he echado. No estoy muerto (todavía). Mientras tanto Tomás compraba un helado que se le derritió en las manos mientras miraba a la dependienta.

Finalmente llegamos al camping de Skelleftea, que se lee como palabra aguda, un camping preparado para los deportes de invierno ya que del mismo camping salen telesillas para hacer travesía por la nieve pues aquí montaña no hay.

He hecho unas fotos de los comedores tan confortable que tienen los campings daneses y suecos. Veréis que para encender las cocinas hay que darle a un interruptor antes para que la cocine funcione, con el temporizador se evita que la cocina eléctrica se quede encendida.

Ahora mismo, mientras escribo la crónica está la tv encendida, un grupo de chicos jóvenes está viendo una película en inglés, son suecos, noruegos y finlandeses. Con toda naturalidad. Que la entienden y siguen los diálogos lo demuestra el que se ríen al unísono y comentan las escenas.

Parece mentira pero mañana se cumple un mes desde que salimos. Es increíble lo que un cuerpo puede resistir cuando se le somete, como hemos venido haciendo, a un régimen de 140 km. diarios con una bicicleta que pesa más de 40 kg. No nos lo explicamos, pero al tiempo, decimos que llegaremos al Cabo Norte, si los ruidos que nos están saliendo en las bicicletas no van a más.

Tomás quiere enviar un cariñoso saludo a Juan Carlos Maeso y le desea que se reponga lo antes posible de las secuelas que le dejó la caída de la bicicleta de montaña.

Es hora de acostarse que las 5 y media llega pronto y mañana hay que batirse en duelo con la E4. No nos gusta Suecia, no sabe tratar a los ciclistas excepto en las ciudades. Pasado mañana si no sucumbimos antes, estrenaremos Finlandia, a ver qué tal se nos da.

Gracias por vuestros correos, no sabemos cómo agradecéroslos. Estamos y estaremos en deuda con vosotros.

Abrazos para todos y todas

Jose y Tomás

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.