19 etapa: Dinamarca, paraiso del ciclista

0
224
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Hola amigos:

Ayer se me olvidó deciros que cambiamos 100 euros por 706 coronas danesas en el ferry.

Hoy amanecimos en el camping de Nykobing, como siempre a las 6 de la mañana. El día es inmejorable si no fuera por las rachas de viento que enfrían la temperatura. Nos ponemos en camino y al poco paramos en una gasolinera donde nos pusimos morados de chocolate con una pastelería que no está mal.

Lo que no nos gusta es el pan de esta zona, es como un pan bimbo sin cortar en rebanadas. Tomás es muy pijo con el pan, pero estos días no le queda más remedio que tragar con lo único que hay.

Salimos de Nykobing por la carretera que nos conducirá a Copenhague que tiene un carril adosado, tal como venimos viendo por las carreteras a partir del este de Bélgica. En Dinamarca hay carreteras para bicicletas que te llevan de un punto al otro del país y tienes que tener cuidado porque si las sigues haces más kilómetros de los que harías si sigues la carretera principal. Hoy nos perdimos por ellas y una señora de unos setenta y tantos se volvió con nosotros y nos llevó a la carretera principal.

Para pasar de la isla de Falster a la isla donde esta Copenhague  hay que cruzar un puente monstruosamente largo. Por él circulan continuamente ciclistas que van de acá para allá. Es difícil ir sólo por el carril bici ya desde la primera hora de la mañana.

Dinamarca es un país despoblado, lo que hemos recorrido es desolador si te gusta la jarana y Benidorm. Grandes extensiones de campos cultivados, generalmente cereal y una casa aquí y otra allí, eso sí, pulcramente conservada con su jardín bien segado y muchos detalles dentro y fuera de la vivienda. Dice Tomás que no le extraña porque no ve ni un bar a donde ir.

Dos chicos nos han pasado y les hemos vuelto a pasar hasta que hemos conectado. Son dos mozalbetes alemanes que van a disfrutar de dos semanas de vacaciones yendo en bicicleta hasta Estocolmo, parando en Copenhague unos días. En las fotos veréis que no somos nada. Qué lástima de españoles.

Pero lo mejor de hoy es haber paseado como si fuéramos habitantes de Copenhague por la city. Nos hemos encontrado con un chico madrileño que mientras estudia se gana la vida pedaleando en una especie de triciclo donde se acomodan dos turistas. El chico ha parado y nos hemos hecho unas fotos.

Hemos recorrido el centro en bicicleta por los carriles bici, visitamos el Ayuntamiento y a la sirenita, que sigue allí donde la deje yo allá en el 92.

La gran ciudad no tiene nada que ver con el resto del territorio que hemos visto y nos vamos de Dinamarca con la sensación de dejar un país muy rico pero muy pobre en actividades festivas. Para Tomás quien no baila sevillanas o bachatas, por poner un ejemplo, no sabe lo que es la vida. Es increíble que siendo descendiente de pasiegos tenga ese espíritu sureño tan marcado.

Salimos de Copenhague hacia el camping más próximo y le encontramos al completo, así que hoy nos hemos visto obligados a hacer más km. de los que pensábamos inicialmente yendo a otro camping que está en las Kimbambas. Pero nos hemos instalado muy bien. Hemos cenado pasta con dos latas de bonito y me está invadiendo un reseco que me voy a arrepentir toda la noche.

Hoy hemos recorrido 150 km. en 9 horas y cuatro minutos.

Mañana si nadie nos lo impide entraremos en Suecia. Nos han dicho que hay suecas, pero de momento no nos lo creemos hasta que podamos palparlas… Como Santo Tomás, meter el dedo…¡Uy!, perdón. ¡Glub!.

Me confunde la noche, así que me voy a dormir que son las doce menos diez y mañana a las 6 hay que estar en pie.

Saludos

Jose y Tomás

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.