7º Etapa: Un pinchazo inoportuno

0
154
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Hola amig@s:

Hoy nos hemos despertado a las 6 de la mañana porque el día ha hecho mella en nuestros ojos avisándonos de que podíamos comenzar, es lo que tiene el dormir al aire libre. Teníamos mucho que hacer pues el día anterior nos habíamos mojado y toda la ropa estaba húmeda. Una hora tardamos en recoger y en colocar y cuando íbamos a marcharnos descubrimos que mi rueda trasera estaba pinchada, así que otra vez a descargar alforjas y bultos en general.

Se nos dio mal la reparación y utilizamos casi otra hora en cambiar la cámara. Salimos del camping al que pagamos 0 €. Nadie nos recepcionó ni nadie nos despidió. Nuestro afán, además de desayunar, fue el encontrar un lugar donde inflar la rueda a 5 kg. de presión. Preguntamos al chico del super y nos indicó donde ir y allá que fuimos. Yo ví una indicación que decía lavaugrasse y lo relacioné con “lavado y engrase” y allá que fui. Tomás me esperó en un cruce mientras yo inflaba, pero el lavado y engrase no aparecía. Finalmente pregunté a un paisano y me indicó que tomara el cruce a la derecha y allá que fui y ¿con qué me encontré? Pues con un pueblecito que se llama LAVAUGRASSE.

¡Mierda! Le conté a Tomás una mentira piadosa para que no se enfadase conmigo porque habíamos perdido ya cuatro horas desde que nos habíamos levantado. Finalmente encontramos un lugar donde inflar en la misma carretera. Y es que Tomás tiene carácter, es muy vehemente y se toma las cosas de manera muy explosiva. Imaginemos una olla exprés, cuando la presión aumenta comienza a salir por la espita un chorro de vapor con un sonido característico. Pues bien, en el caso de Tomás por su espita sale el siguiente sonido: cagüenroscagüenroscagüenros. Cuando eso es así, hay que apartarse y dejar que se vacíe.

Y así fue como comenzamos a pedalear hoy: salida a las 10 de la mañana después de levantarnos a las 6. Se nos dio bien el resto del día porque la carretera ya no tenía jorobas y cuando aparecían eran las de un camello joven, sin desarrollar, así que se nos fue levantando la moral y terminamos pedaleando 121 km en 7 horas 21 minutos. Podríamos haber hecho más pero Tomás tiene un horario que ha de respetar para que su pierna siga recuperándose.

Hemos entrado al camping de Lignieres, donde nos quedamos. Es un camping o una barriada, no se sabe, pero tenemos un poco de prado para montar las tiendas y con eso es suficiente. Hemos parado en un super antes de llegar y hemos comprado un bote que creímos era paella, pero era couscous. Lo hemos preparado con mucha delicadeza, y con la misma lo hemos tirado a la basura y hemos cenado dos quesos en porciones de la vaca que ríe. ¡Qué maja!.

Por aquí no ha venido nadie a cobrar y me temo que mañana no van a sacar un duro de estos dos españoles. Dice Tomas: Un saludo para todos los ciclistas de la pista de Sniace. Estoy deseando volver para contaros esta odisea. Eso sí, que nadie dude de que Jose y yo vamos a tomar las rabas y los blancos en el  Cabo Norte tal como tenemos previsto. Estoy cansado, son las 12 y siete minutos y ya no se ni lo que escribo.

Seguimos leyendo vuestros mails y me llenan de ternura los que recibimos de los niños del Pidal. Muchísimas gracias por vuestro esfuerzo, sois los mejores. Saludos a todos. Hoy seguimos sin wifi, como podréis adivinar.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.