“Es fundamental evitar la tentación de acostumbrarnos a convivir con el paro y caer en la resignación”

0
158
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Con motivo del día 1º de Mayo, Fiesta del Trabajo, el obispo de Santander,
Mons. Vicente Jiménez, ha pedido que como Iglesia Diocesana y como
cristianos, “hagamos nuestros los gozos y las angustias de los trabajadores”.

No podemos permanecer “ajenos a la dramática situación” de familias, de niños
y de jóvenes, que están siendo “duramente golpeados” por la “persistente crisis”
económica en sus necesidades vitales, como son el trabajo, la comida, la vivienda
o la educación, ha precisado en una Carta pastoral con motivo de la jornada de
San José Obrero que la iglesia celebra cada 1 de mayo.

Para Mons. Jiménez es fundamental “evitar la tentación” de acostumbrarnos a
“convivir” con el paro y “caer en la resignación”. La “cruda realidad” es que el
paro aumenta cada día y por ello pide, “de todos nosotros”, un compromiso y
nuestra solidaridad.

Ante esta situación “lamentable”, debemos “seguir trabajando” cada uno, según
la “medida de nuestras posibilidades”, desde la justicia social, la solidaridad
humana y la caridad cristiana, agrega en su escrito.

Desde que se iniciaron los primeros síntomas de la recesión económica,
Mons. Jiménez ha venido recordando que las causas de la crisis son “de raíz
antropológica, moral y ética”, y ha exhortado incesantemente a la “caridad
solidaria con los que sufren” y a cambiar también “aquello que sea necesario”.

El obispo recuerda que aunque la Iglesia no tiene soluciones técnicas para
el problema del desempleo, sí puede “desencadenar una nueva conciencia y
compromiso”, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia, que sitúa la “primacía
de las personas” sobre los intereses “sin alma” de la economía y de los mercados,
apostilla.

Campaña ayuda a los Parados

Como gesto solidario y también educativo y pastoral, el obispo ha propuesto
de nuevo a los cántabros y fieles de Mensa a que participen en la “Campaña de
Ayuda en Favor de los Parados” que la Diócesis activó hace ahora tres años,
coincidiendo con la Fiesta del 1º de Mayo de 2010.

Esta iniciativa invita a los cántabros a destinar el salario de un día al mes para
un fondo que gestiona Cáritas Diocesana de Santander y que sirve para socorrer
a las personas desempleadas, “sobre todo a los que se encuentran en el llamado
estado de vulnerabilidad”.

Esta institución de la Iglesia destinó el pasado año más de 2 millones de euros
a los 12 programas sociales y caritativos que desarrolla en la Diócesis, donde
además hay distribuidas 60 Cáritas parroquiales.

Esta campaña forma parte de una de las acciones de la Programación Pastoral
Diocesana de la Iglesia cántabra y de Mena para ser desarrollada durante el
actual curso eclesial 2012-13.

Con esta iniciativa de la entrega del salario de un día al mes en favor de los
parados, también se pretende “fomentar un gesto educativo, testimonial y
significativo para solidarizarnos con nuestros hermanos que están en paro”,
indicó el obispo.

En este contexto, recordó unas palabras de Juan Pablo II pertenecientes a la
encíclica “Laborem exercens” en las que se cita que “la Iglesia considera deber
suyo recordar siempre la dignidad y los derechos de los hombres del trabajo,
denunciar las situaciones en las que se violan dichos derechos, y contribuir a
orientar estos cambios para que se realice un auténtico progreso del hombre y de
la sociedad”.

Por último Mons. Jiménez ha deseado encomendar “a nuestros trabajadores a la
fiel custodia de San José, obrero artesano en el hogar de Nazaret”.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.