Evangelio y Comentario – III Domingo de Adviento

0
330
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 3, 10-18

En aquel tiempo, la gente preguntó a Juan:

— ¿Entonces, qué hacemos?

Él contestó:

— El que tenga dos túnicas, que se las reparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo.

Vinieron también a bautizarse unos publicanos, y le preguntaron:

— Maestro, ¿qué hacemos nosotros?

Él les contestó:

— No exijáis más de lo establecido.

Unos militares le preguntaron:

— ¿Qué hacemos nosotros?

Él les contestó:

— No hagáis extorsión a nadie, ni os aprovechéis con denuncias, sino contentaos con la paga.

El pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos:

— Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. El os bautizará con Espíritu Santo y fuego: tiene en la mano la horca para aventar la parva y reunir el trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga.

Añadiendo otras muchas cosas exhortaba al pueblo y les anunciaba la Buena Noticia.

Palabra del Señor

COMENTARIO por Gervasio Portilla

En este Tercer Domingo de Adviento, de nuevo, la liturgia nos presenta el cambio de vida.
La conversión, llega a través de las obras y de los comportamientos.
La norma fundamental, la cuspide del cristianismo, sin duda,es el amor, unido a la justicia.
Como cambiarían las cosas, sin en la crisis actual, escucharamos la voz del Bautista, recogida en este Evangelio.
Los cristianos, somos tambien frágiles ante estos mandatos, pero no debemos de desesperar en tratar de buscar la perfección de nuestra vidas.
Vemos que el evangelista Lucas, elige dos ejemplos de corrupción en la sociedad que le toco vivir: el abuso del poder militar(la forma de ejercer el poder de los soldados) y el abuso de los recaudadores de impuestos, es decir el abuso del poder civil.
En modo alguno, desprecia estas profesiones,que considera necesarias para la sociedad, sino que va al fondo de la cuestión, pide que se ejerzan con honradez.
Pero,actualizando, podemos decir que el Evangelio de hoy tiene una permanencia total.En los soldados y recaudadores, de aquella época, se simoboliza la corrupción de todos los tiempos,incluido por supuesto, nuestros días.
El poder y el dinero, siempre acaban juntos y terminan generando injusticia y desigualdades y al final guerras.
Seguir el Evangelio, es la mejor forma de combatir, estas tentaciones humanas, es luz y fermento del bien.
Hasta el próximo Domingo si Dios quiere.Paz y bien.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.