Evangelio y Comentario – II Domingo de Adviento

0
342
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 3, 1-6

En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la Palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.

Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del Profeta Isaías.

— Una voz grita en el desierto: preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Y todos verán la salvación de Dios.

Palabra del Señor.

COMENTARIO por Gervasio Portilla

Continuamos en este Segundo Domingo de Adviento,preparandonos para la venida del Señor.
En el Evangelio, vemos como Juan, el Precursor, nos pide una actitud de humilde acogida y de disponibilidad abierta y sobre todo de conversión para el perdón de los pecados.

En esta hora crucial para la sociedad y tambien para la Iglesia los cristianos debemos de revisar en profundidad, nuestra actitud, que lejos de ser cerrada debe ser abierta, de propuesta sencilla y tratando de comprender a una sociedad muy compleja y que más que nunca necesita la fe.

Es la hora de preguntarnos los cristianos de hoy, si estamos acertando en la forma de proponer los caminos del Señor; si nuestro testimonio es suficiente, que parece que no, si somos humildes, que tambien parece que no los somos de forma suficiente.

Estamos, ante una gran paradoja, el ser humano, necesita a Dios más que nunca y sin embargo nuestra propuesta, no es entendida por una parte importante de la sociedad y en ello tenemos una gran responsabilidad.

Debemos de preparar, sin miedo, los caminos del Señor.

Sin una conversión del corazón, dejando egoísmos, mentiras, orgullo fuera de nuestra vida; las normas como única norma de conducta se convierten en opresión y tiranía.

Es necesario, cambiar nuestros instintos, poniendolos al servicio de una causa noble y transformadora.El mensaje de Juan es una angustiosa llamada.

Hasta el próximo Domingo si Dios quiere.Paz y bien.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.