Evangelio y Comentario – XVII Domingo del Tiempo Ordinario

0
540
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 6, 1- 15

En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del lago de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacia con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca de la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente dijo a Felipe:

— ¿Con qué compraremos panes para que coman estos? (lo decía para tentarlo pues bien sabía él lo que iba a hacer).

Felipe le contestó:

— Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo.

Uno de sus discípulos, Andrés el hermano de Simón Pedro, le dijo:

— Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces, pero, ¿qué es esto para tantos?

Jesús dijo:

— Decid a la gente que se siente en el suelo.

Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron: sólo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados; lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se saciaron, dijo a sus discípulos:

— Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie.

Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido.

La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía:

— Este si que es el Profeta que tenía que venir al mundo.

Jesús sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña, él solo.

Palabra del Señor

COMENTARIO por Gervasio Portilla

En este Décimo séptimo Domingo del Tiempo Ordinario, tenemos la escena de la multiplicación de los panes y los peces.
Esta escena plantea las siguientes dudas: ¿tienen verdaderamente hambre de Dios y de su palabra, los hombres y mujeres de hoy?
Da la sensación, que la sociedad en su conjunto busca equivocadamente en lo material, sin saciarse en ningún momento.
Jesucristo, es el mismo ayer, hoy y siempre, es la fuente de salvación para los hombres de todos los tiempos, por eso no debemos de dejarnos engañar por otras doctrinas extrañas.
Con razón dijo H.Urs von Balthasar:”La moda es por definición, algo que cambia cada año.Por suerte, lo verdaderamente cristiano, nunca es moda, ni siquiera en las llamadas épocas cristianas”.
La realidad actual, pasa por reconocer que a pesar de tanto progreso, el hombre de hoy vive sólo y desvalido como el de hace dos mil años.
Todo, por no entregarse al Señor. que da la autentica fuente de vida y sostiene toda esperanza.Hasta el próximo domingo si Dios quiere.Paz y bien.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.