Ordenados dos nuevos diáconos en la diócesis de Santander.

0
417
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

El obispo de Santander, Mons. Vicente Jiménez ordenó diáconos el domingo 6 de mayo  a los seminaristas, José Miguel Agudo Mancheño, de 29 años y a Javier Moreno Calderón, de 42, durante una misa en la Catedral. Ambos se han encontrado durante estos días previos a su ordenación de retiro en el monasterio cisterciense de Cóbreces Viacel

[youtube id=”iHwRe6C7Y7E” width=”600″ height=”350″]

Los dos nuevos Diáconos

El primero de los jóvenes que será ordenado diácono este domingo es José Miguel Agudo Mancheño, que nació en la localidad de Parbayón (Piélagos) hace 29 años.

Cursó sus estudios de la ESO en el colegio de Torreánaz (Medio Cudeyo) que dirigen las religiosas de las Hijas del Sagrado Corazón.

Después de terminar su etapa de formación, comenzó a trabajar durante 8 años en la construcción “y fue durante este tiempo en el que me di cuenta claramente de la llamada del Señor; vocación que se consolidó mediante una conversión”, explica José Miguel Agudo.

En su maduración y formación ha recibido “mucho apoyo de mi familia, sobre todo de mis padres”, por lo que este domingo acudirán todos los parientes que tiene en Parbayón, su pueblo natal, así como de Renedo, Carandía y de otras localidades del valle de Piélagos.

Su formación se ha culminado prestando apoyo pastoral durante estos dos últimos años a los sacerdotes de las parroquias de Ontaneda y valle de Luena, “a los que estoy muy agradecido por toda la experiencia que he adquirido con ellos y por el cariño mostrado por los feligreses de esas iglesias”.

En las horas previas a su diaconado, que será el estado previo a su ordenación sacerdotal en unos meses, ha manifestado sentirse “tranquilo y con especial gratitud a Dios por esta vocación que es un auténtico regalo del Señor”.

Javier Moreno Calderón

El segundo seminarista que será conferido diácono por el obispo Mons. Jiménez es Javier Moreno Calderón, que nació en Valladolid hace 42 años.

Tras terminar sus estudios en Filosofía y Letras, permaneció 16 años impartiendo clases en centros de enseñanza, etapa en la que llegó a Cantabria, donde madura su vocación y decide entrar en el Seminario Diocesano de Corbán.

En estos momentos cercanos a su ordenación, manifiesta sentirse “sereno y abierto a lo que el Señor me pida”. Agrega que, “sobre todo, lo que más deseo, es que la impronta de mi vida sea la de ser de Cristo con mis hermanos, y a través de ellos”, apostilla.

Durante los últimos años, ha estado ayudando pastoralmente al grupo de sacerdotes que atienden el Valle de Mena, porción de la Diócesis de Santander que geográficamente pertenece a la provincia de Burgos.

Por este motivo, este domingo acudirá un autobús desde esa comarca para arropar a Javier en su ordenación. A este grupo de feligreses se sumarán “mis familiares y mis amigos que en este día quieren estar cerca de mí en un momento tan especial”, indicó.

 

Funciones de un diácono

En la ordenación, los diáconos reciben una gracia sacramental propia y, en comunión con el obispo y el resto de los sacerdotes, sirven al Pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la Palabra y de la caridad. Es oficio propio del diácono administrar solemnemente el bautismo, reservar y distribuir la Eucaristía, así como asistir al matrimonio y bendecirlo en nombre de la Iglesia.

Asimismo, están conferidos para llevar el viático a los moribundos, leer la Sagrada Escritura a los fieles, instruir y exhortar al pueblo, presidir el culto y la oración de los fieles, administrar los sacramentales y presidir el rito de los funerales y sepultura.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.