Mons. JIMÉNEZ, EN COMPAÑÍA DE ENFERMOS DE TODA LA DIÓCESIS, CELEBRA MAÑANA, SÁBADO, UNA MISA EN LA CATEDRAL, A LAS CINCO

0
370
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

El obispo de Santander, Mons. Vicente Jiménez, presidirá mañana, sábado, a las cinco de la tarde, en la Catedral, una Eucaristía con motivo de la XX Jornada Mundial del Enfermo que se celebra cada 11 de febrero, coincidiendo con la memoria litúrgica de Nuestra Señora de Lourdes.

En la misa, estarán presentes los miembros y voluntarios del Secretariado Diocesano de la Pastoral de la Salud que preside Iñaki Mardones Aja y es costumbre la presencia de enfermos y de profesionales sanitarios procedentes del Hospital de San Juan de Dios (Santa Clotilde) y del centro Padre Meni (Hospitalarias del Sagrado Corazón), entre otros centros como son residencias de mayores.

A la celebración también acudirán miembros de la Hospitalidad Diocesana de Nuestra Señora de Lourdes que cada año asisten acompañando a enfermos, algunos de ellos impedidos.

Iñaki Mardones explicó que con la jornada de Nuestra Señora de Lourdes, la Iglesia inicia una campaña que este año lleva por lema, “¡Levántate, vete; tu Fe te ha Salvado!”, y que se prolongará hasta el próximo 13 de mayo coincidiendo con el VI Domingo de Pascua.

Tanto en la jornada de mañana como en la del mes de mayo, “recordamos a los enfermos de nuestra Diócesis, a sus familias y a los profesionales de la Salud, para resaltar su entrega y el compromiso común que hemos adquirido de servir a la salud y a la evangelización del mundo sanitario”, precisó Mardones.

Mensaje de Mons. Jiménez
En la Jornada Mundial del Enfermo que instituyó Juan Pablo II”, la Iglesia invita a “reflexionar sobre el misterio del sufrimiento y, sobre todo, insta a nuestras comunidades y a la sociedad civil a que sean más sensibles a los hermanos y las hermanas enfermas”.

Por su parte, el obispo de Santander, Mons. Jiménez, ha recordado que la enfermedad, el dolor y el sufrimiento “son compañeros de camino en la vida del ser humano, porque también la enfermedad y el dolor son humanos; no sólo lo es la salud, el bienestar o el disfrute de la vida”, indica en una Carta pastoral que ha presentado con motivo de esta celebración anual.

Mons. Jiménez recuerda que Jesucristo “asumió nuestra naturaleza humana que está sujeta a la debilidad, a la enfermedad y a la muerte” y por ello la Encarnación del Hijo de Dios “es una afirmación de nuestra humanidad por parte de Dios”. El obispo cántabro destaca que Cristo realizó “la salvación desde la cercanía y desde la identificación con aquellos a los que salva, y no desde la distancia y la lejanía”.

En su Escrito pastoral recuerda que Jesús cuando cura los enfermos “dando su vida y dándonos vida, nos enseña también a valorar la vida de nuestros hermanos y su sagrada dignidad”. Por ello, Mons. Jiménez pide que la vida sea “respetada siempre por inútil y molesta que nos resulte, pues es preciosa a los ojos de Dios, que nos ha creado a su imagen y semejanza”, apostilla.

Asimismo, indica que Jesús, en los Evangelios, “nos enseña a servir y a cuidar de la vida de nuestros hermanos”, sobre todo de los enfermos, pobres y débiles; pero también “Cristo nos enseña a aprender la lección que nos ofrecen los enfermos y los que sufren, porque desde ellos nos habla el mismo Señor, que con ellos se identifica”.

Mons. Jiménez señala en su Carta la importancia de los sacramentos de la Unción de Enfermos y de la Penitencia; por ello exhorta “a los sacerdotes, diáconos, consagrados y a los fieles laicos, especialmente a los agentes de la pastoral de la salud, a poner en marcha las acciones de sanación y de curación integrales, siguiendo así el ejemplo de Jesús”.

Además recuerda que “Cristo quiso que la Iglesia continuara con su obra de curación y de salvación con al fuerza del Espíritu Santo” por medio de la administración de estos dos sacramentos. En la pastoral de los enfermos -agrega-, “debe de resplandecer siempre la virtud de la esperanza, fundada en la acción sanante y salvadora de Dios y de su Iglesia”.

Pastoral de la Salud
El Secretariado diocesano de pastoral de la salud, está compuesto por un equipo de religiosos, capellanes y laicos que tiene como objetivos coordinar, aglutinar y potenciar toda la actividad pastoral de los enfermos y de la promoción de la salud. Para ello, se intenta trabajar en los hospitales, parroquias, así como en centros de enfermos mentales. Este equipo diocesano, igualmente, “trata de estimular y aliviar a las personas que sufren por falta de salud para que se sientan valoradas y acogidas por la comunidad”, explicó el delegado Iñaki Mardones.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.