La gracia de los sacramentos de la sanación. El poder curativo de la fe

0
254
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

El 11 de febrero, fiesta de la Virgen de Lourdes, celebramos la Jornada Mundial del Enfermo, que culminará en el domingo VI de Pascua, el 13 de mayo. El lema de este año, que engloba las dos fechas es: La gracia de los sacramentos de sanación. Levántate y vete, tu fe te ha curado.
La enfermedad, el dolor y el sufrimiento son compañeros de camino en la vida del ser humano, porque también la enfermedad y el dolor son humanos, no sólo la salud, el bienestar y el disfrute de la vida.
Jesucristo, el Hijo de Dios, asumió nuestra naturaleza humana sujeta a la debilidad, a la enfermedad y a la muerte. La Encarnación es una afirmación de nuestra humanidad por parte de Dios. De esta manera acredita también la salvación desde la cercanía y la identificación con aquellos a los que salva y no desde la distancia y la lejanía.
El Señor, curando a los enfermos, dando su vida y dándonos vida, nos enseña a valorar la vida de nuestros hermanos y su sagrada dignidad, a respetarla siempre, por inútil y molesta que nos resulte, pues es siempre preciosa a los ojos de Dios, que nos ha creado a su imagen y semejanza. Jesús nos enseña a servir y cuidar la vida de nuestros hermanos, sobre todo de los enfermos, pobres y débiles, y a aprender la lección que nos dan los enfermos y los que sufren, porque desde ellos nos habla el Señor, que con ellos se identifica.
El Catecismo de la Iglesia Católica dice. “El Señor Jesucristo, médico de nuestras almas y de nuestros cuerpos, que perdonó los pecados al paralítico y le devolvió la salud del cuerpo, quiso que su Iglesia continuase, con la fuerza del Espíritu Santo, su obra de curación y de salvación, incluso en sus propios miembros. Esta es la finalidad de los dos sacramentos de curación: del sacramento de la Penitencia y de la Unción de los enfermos” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1421).
En la pastoral de los enfermos, debe resplandecer siempre la virtud de la esperanza, fundada en la acción sanante y salvadora de Dios y de su Iglesia.
Con esta carta pastoral exhorto a sacerdotes, diáconos, consagrados y fieles laicos, especialmente a los agentes de la pastoral de la salud, a poner en marcha las acciones de sanación y curación integrales, siguiendo el ejemplo de Jesús.
Agradezco la labor generosa del Sr. Director del Secretariado Diocesano de Pastoral de la Salud y del equipo que trabaja en esta pastoral tan importante, e invito a los diocesanos a participar en el programa de actos organizados con motivo del Día del Enfermo y a lo largo de todo el año.
Que la Virgen María, “salud de los enfermos”, consuele a los que sufren y ofrezca a los enfermos la sanación, que ofrece su Hijo Jesucristo.

+ Vicente Jiménez Zamora
Obispo de Santander

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.